16.7.17

De cómo Dios se
chingó al Diablo




EL DIABLO: ¿No me amas? ¿Ni siquiera un poquito?
DIOS: Ni un poquito chiquito. ¿Cómo voy a amar a la personificación del Mal?
EL DIABLO: Bueno, porque se supone que Tu amor es infinito. Algo tendría que tocarme incluso a mí. Entonces no eres tan amoroso. Ni tan bondadoso, por ende.
DIOS: Híjole, tienes razón. Creo que debo revisar eso.
EL DIABLO: Ah, ya ves.
DIOS: Pues te agradezco la observación porque Me ayuda a superarme. Me has hecho un favor. ¿Ves cómo en el fondo no eres tan mala persona?

... y de cómo el Diablo se vengó de Dios

DIOS: Hola, amadísima entidad. ¿Cómo va tu conversión al bien?
EL DIABLO: Pues no tan bien como Tu conversión al mal.
DIOS: Eh, eh, a ver cómo está eso.
EL DIABLO: Pues el otro día me dijiste que no era yo tan malo. O sea que descalificaste mi misma esencia de maldad. Pretendiste humillarme, haciéndome sentir como un Diablo bueno, e hiciste de esa manera escarnio de mi persona. Negaste mi derecho a la diferencia y fuiste insensible a la pluralidad. ¿Ves cómo en el fondo eres un ojete?

No hay comentarios.: