3.3.09

No pasa nada



A pesar de lo que pregonan los agoreros del desastre, en el país no pasa nada grave. El gobierno federal ha tomado las medidas pertinentes para evitar que la población se vea afectada por el desempleo, la carestía, la devaluación y los imprevistos financieros. De hecho, la devaluación es subvaluación, las pérdidas sufridas por las pensiones de los asalariados no son tales, sino minusvalías, la crisis no le ha pegado a la clase media y nadie va a quedarse sin trabajo y menos sin comida.

Lo que los pesimistas llaman catástrofe es, en realidad, un catarrito; más daño causa el pánico que los tremores de una turbulencia previsible y bajo control de las autoridades. Pónganse, señores funcionarios, en los zapatos de la gente, para que le tomen la medida al bienestar y a la satisfacción generalizada. Observen en ese espejo su propia eficiencia y desechen pesimismos y catastrofismos. Les digo que no está pasando nada.

El salario remunerador es un precepto constitucional plenamente vigente que goza de solidez y, sobre todo, de un amplio espectro: puede ir de los mil 500 a los 347 mil pesos mensuales, lo que demuestra el compromiso del país y del gobierno con la diversidad y el pluralismo económico y social; la inversión de recursos públicos en gasto corriente (mayoritariamente destinado a pagar sueldos de funcionarios y asesores) anda por los 700 mil millones de pesos: un blindaje formidable contra cualquier crisis para el sector más importante de la población: el que está dispuesto a ver el vaso medio lleno, el que ejerce un liderazgo positivo, el que aporta soluciones en lugar de quejarse por los problemas, el que no se rinde ante las adversidades, el que trabaja en función de objetivos y no se dedica a magnificar los fracasos. Ese conjunto de ciudadanos representa a México y México es más grande que sus problemas.

La transparencia y la probidad son normas inalterables en la conducta de esta administración. El tráfico de influencias es sólo un recuerdo del pasado remoto. El desvío de fondos públicos se sanciona con severidad. Todos los funcionarios están sujetos a una escrupulosa fiscalización. Sostener lo contrario sólo puede explicarse como un afán por socavar al Estado y a sus instituciones.

El país está ganando la guerra contra la delincuencia. Prueba de ello es el envío reciente de miles de efectivos militares a las plazas del norte: mera operación para consolidar un control ya establecido y que, de hecho, nunca se perdió. O se perdió por unos breves momentos, por un pedacito de sexenio anterior, pero ya está todo resuelto o en vías de inminente resolución. Se requiere, eso sí, del concurso de todos para evitar que los criminales infiltren a las instituciones. Por eso, el gobierno alienta la participación de la ciudadanía en el combate contra el crimen. No vaya a ser la de malas: imagínense lo que ocurriría si, por poner un ejemplo, el narco llegara a contratar a cuatro de cada diez policías en activo, o a coordinadores y directores de la Procuraduría y de la Secretaría de Seguridad Pública o, Dios no lo quiera, a alcaldes, subsecretarios, diputados, secretarios, senadores, gobernadores y presidentes y ex presidentes de la República.

La libertad de expresión está plenamente garantizada, pero esa libertad no debe confundirse con la crítica destructiva y de mala fe ni con los perversos empeños de la delincuencia por destruir a las instituciones. Bienvenida la crítica, siempre y cuando sea objetiva, cuando elogie y legitime, cuando reconozca la obra ingente de este gobierno en materia social, educativa, de salud, de infraestructura, de economía, de seguridad y de cultura.

Porque no pasa nada: el país avanza, va por buen camino y está conducido por una mano firme. Esa es la línea a seguir, esa es la determinación inquebrantable del gobierno y esa es la verdad.

—Órale, pues.

4 comentarios:

pk dijo...

carajo, capitán!
una vez más,
saludo su texto!

abrazo.

Zeta, el último hombre dijo...

¡Excelente! Muchas gracias por la columna y los textos ilustrados que escribe.

Entre las muchas ideas que rondan mi cabeza tratando de descifrar esta demencial realidad llegó a mi mente "El Secreto de Calderón". Sí el secreto es El Secreto mismo... Exito editorial dentro de la clase media en busca de respuestas ante un Dios omiso que se hace de la vista gorda, el libro de Rhonda Byrne "El Secreto" te enseña (según dicen) a hacer que lo que dices se cumple... creo que le llaman "decretar", así que mientras Calderón se mantenga firme en su optimismo, es probable que todo mejore (por eso le caen tan mal los catastrofistas) la misma "teoría" supondría que un pensamiento negativo hace que la realidad se vuelva atroz.
Así que las supersticiones posmodernas se abren paso sobre las medievales... otro Calderón más "creyente" invocaría el nombre muy alto y nos sugeriría ponernos a rezar para que se acabara la crisis lo antes posible.

--
Un saludo afectuoso,
Eras.

El que boga de pie sobre una piedra dijo...

¡Claro!, "no pasa nada", lo mismo decía Maximiliano mientras se solazaba entra las flores de su jardín de Cuernavaca.

¿Quién será la Carlota que ahora gobierna mientras tanto? ¿También morirá loca en un castillo como el de Miramar o en algún otro "castillo negro"?

Pedro Miguel dijo...

Qué reconfortante tenerte a bordo, querido Pk.

Zeta, el veneno de Calderón se llama idealismo subjetivo, y fue inventado por el obispo Berkeley hace unos siglos: afirma, en suma, que las cosas existen porque están dentro de mi cabeza.
Un abrazo.

Ay, Bogante, bueno fuera que en estos tiempos y en estos gobiernos hubiera alguien con la inteligencia de Carlota. Pero ni eso.