11.4.09

El virreicito de
la CONAGUA


Mucho se cree, este güey,
José Luis Luege Tamargo,
pues aunque es menor su cargo,
se siente todo un virrey.
Atropellando la ley
y la mínima decencia,
mandó que su dependencia,
con la venia del Fecal,
cortara a la capital
del agua toda la afluencia.

Fue muy cercano asistente
del loco de Guanajuato;
por un año se hizo pato
a cargo del medio ambiente:
toleraba al delincuente
y jodía al jornalero
este panista yunquero
que hoy, al frente de CONAGUA
nos está quitando el agua
con afán electorero.

Quería perjudicar
a la autoridad defeña
(pues siempre anda de la greña
con el gobierno de Ebrard)
y así, nos mandó cortar,
en la semana mayor,
cuando es más fuerte el calor
y el sol es más despiadado,
todo el líquido preciado
y nos tapó el surtidor.

Con una débil excusa
y una coartada mala,
del agua del Cutzamala
ordenó cerrar la esclusa
y colocó una confusa
proclama en una pared:
“Capitalinos, sabed
que, sin más explicaciones,
y por mis propios cojones,
os voy a matar de sed”.

“Porque mucho me encabrona
—decía el texto de Luege—
que sigáis leales al Peje,
habitantes de esta zona.
Ya ceñiré la corona
del Distrito Federal
y os seguiré haciendo el mal
hasta que votéis por mí
y hasta que adoréis aquí
a mi patrón, el Fecal.”

El pueblo estará sediento
mas no por ello es pendejo
y dice “Yo no me dejo,
que ese tal mantenimiento
del Cutzamala es un cuento
para ponerme en un brete;
creen que soy su juguete
pero ya pronto verán:
no tendrá mi voto el PAN,
y menos con este ojete”.

4 comentarios:

El que boga de pie sobre una piedra dijo...

¿No se hacía esto mismo (esribir versos satíricos) en tiempos del segundo emperadorcito "mexicano", chiquito aunque se llamara Maximiliano y aunque no fuera chaparro pero sí en uniforme de gran militar?

Gracias por rescatar ese hacer tan valioso que me recuerda a Vicente Riva Palacio y otros de su talla.

María Sánchez dijo...

Jelipe quiere la capital.

.
Es encargo fecalillo
ya que ha dado indicaciones
de rifarse los calzones
o donar hasta el anillo
por demás hacer topillo
convenciendo a toda gente
" el panismo es conveniente
para los capitalinos"
pero más para los ... pinos
¡ah! que espurio pestilente.


Un saludo y excelente blog Pedro Miguel.

María Sánchez

pk dijo...

muy buena la entrega de hoy capitán!

aunque no comente, aquí y "allá"
le sigo los pasos.

abrazo respetuoso.

El que boga de pie sobre una piedra dijo...

Estimadísimo Pedro Miguel, leí en La Jornada de hoy (21 de abril) su artículo titulado “Podredumbre”. Por la confianza y gran estima que le tengo prefiero poner mi comentario aquí, aunque el artículo no aparezca o no vaya a aparecer en el blog. Disculpe mi “conchudez”.

Esta vez no estoy de acuerdo en las conclusiones que expresa en su artículo citado. Sí estoy de acuerdo con el análisis de los cuatro primeros párrafos, pero no creo que sirva de algo hacer lo que propone en el último. Aclaro que es sólo intuición y no tengo razonamientos suficientes para justificar mi desacuerdo. Sin embargo, en caso de duda es conveniente recurrir a la historia: ya en México el pueblo dudó –muy razonablemente– de las elecciones de hace mucho, y cuando se convenció que por medio de ellas no ganaría nada, “el desánimo que lleva a la renuncia a votar” fue posiblemente el fermento que lo llevó a levantarse masivamente en armas unos días después de un veinte de noviembre. Ese desánimo no constituyó “la destrucción definitiva de la voluntad ciudadana y el triunfo perdurable de la oligarquía político-económica” que entonces gobernaba, sino todo lo contrario. Eso fue hace unos cien años y no afirmo aquí que eso se vaya a repetir o que convenga que se repita. Únicamente apunto un hecho histórico por aquello del dicho que afirma que un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla, así que es mejor que recordemos nuestra historia.