12.4.15

Nana jacobina


Duérmete, niñito,
duerme, niño tierno,
si no existe el cielo
menos el infierno.

No te espanten cruces
ni el Cristo doliente
ni el Mahoma fiero
ni el Buda indolente.

Que Huitzilopochtli
no enturbie tu sueño
ni ningún profeta
de fruncido ceño.

Respira profundo,
ya te dormirás
a salvo de dioses
y de Satanás.

Ninguna Llorona
ni ánima maldita
vendrá a molestarte
hasta tu camita.

Duérmete, mi niño,
descansa y respira,
porque esas criaturas
son pura mentira.

* * *

3 comentarios:

victorino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guillermo Canales de León dijo...

Excelente composición, perfectamente entonable y sobre todo muy realista. felicidades

Mara Anguiano dijo...

Pero que bonito canto de cuna! si lo hubiera sabido cuando mis hijos eran bebes!!! pero de todos modos se los cantaré :)