25.3.08

Se lo buscaron

Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado,
Verónica Natalia Velázquez Ramírez y Soren Ulises Avilés Ángeles,
in memoriam;
con solidaridad, para Lucía Andrea Morett.

Los cuatro mexicanos muertos y la mexicana que resultó herida en el ataque colombiano a territorio de Ecuador no merecen piedad y mucho menos solidaridad. Estaban en el sitio equivocado, en el bando incorrecto, en las filas del Mal, y ellos se lo buscaron.

¿Que no eran combatientes? Qué importa: como simpatizantes, como activistas o como simples turistas, alguna porción de responsabilidad ha de tocarles por los secuestros, por los atentados terroristas, por la siempre sospechada vinculación entre la guerrilla de Colombia y el narcotráfico. No vale la pena movilizar a la diplomacia, consultar las leyes, molestar al Congreso. Los afectados se ganaron a pulso la sospecha pública, el regaño de columnistas y comentadores muy bien enterados, la pesquisa de la PGR, que demuestra su eficacia y su imparcialidad exonerando a Marta Sahagún. Es justo lo que necesitábamos: autoridades que se preocupen por cuidar a las personas decentes. Ya habrán visto en los videos: miren qué diferencia entre esos cadáveres chamagosos y el joven Mouriño, pongan por caso, que siempre anda tan bien peinado, tan compuesto, y que si le reclaman cualquier cosa, él acredita en público que tiene una forma honesta de vivir.

Ya ven que ahora el gobierno y los periodistas honestos están hablando de nexos con el cártel de Sinaloa, y cuando el río suena, piedras lleva. Porque a este gobierno se le podrá acusar de todo, menos de mentir: prometió empleo y ya ven: todo mundo está trabajando; ofreció acabar con el narco y con la inseguridad, y miren la tranquilidad que se respira ahora en todo el territorio nacional; ¿alguien de ustedes ha sabido de un asalto en los últimos seis meses? No, ¿verdad? Dijo que no iba a privatizar el petróleo para nada, y no lo ha hecho, ni lo hará, ni va a hacer trampa, como andan diciendo: que meterá la iniciativa en estos días para autorizar los contratos de riesgo. Riesgo, lo que se llama riesgo, el que representan para el país los amargados como el Peje, que anda ahí, él solito, peleando contra molinos de viento. Ya lo decía el licenciado Calderón: es un peligro para México.

¿Que cuatro de esos cinco chavos están muertos? No le hace: sirva su historia para que otros alborotadores escarmienten en pellejo ajeno y dejen de andar jugando a la subversión; que estudien, que se duerman temprano, que se vuelvan gente de bien. Suena mal decirlo, pero esos muertos no merecen respeto. Es más: no valen los desvelos de tantos comunicadores honestos que se han esforzado para conseguir filtraciones de los servicios de inteligencia. Y qué bueno que por fin tenemos un gobierno firme –qué más que la verdad—, que se ocupa de las cosas de veras importantes, y que no se anda con populismos: que si el campo, que si los pobres, que si esas vaciladas.

Y todavía se atreven a pedir que México proteste contra Colombia. Agradecidos deberíamos estar con el presidente Álvaro Uribe por ayudarnos a acabar con esa gentuza, ¿no les parece? Es más: deberíamos pedirle que de una vez bombardee la Ciudad Universitaria, que es un nido de guerrilleros, y santo remedio. Y no van a decir que no tiene derecho: si de ahí mero es de donde salen los ataques a su gobierno. ¿Quieren integración latinoamericana? Pues hagámosla, pero en serio. Terrorismo es terrorismo, aquí y en China, y hay que acabar con él.

Por eso luego no progresamos, porque no nos atrevemos a agarrar al toro por los cuernos. Pero el licenciado Calderón no se anda por las ramas. Qué ley ni qué derechos humanos ni qué. Él sí va a poner orden. Y ya ni hay que hablar de estos sediciosos que se fueron a meter a donde no les importaba. Hasta da coraje perder el tiempo con eso. Ya no hay que hacer tanta faramalla. Ellos se lo buscaron, y quién les manda.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días,
Aún cuando, para cualquiera que lo haya leído un poco, el tono sarcástico de su columna debería ser evidente, por lo trágico y grave del asunto que se trata, le suplicaría poner una pequeñísima aclaración. Tal vez su indignación, como la mía, su coraje, le ha ganado y yo comprendo su escrito. Pero tal vez otros no.

Saludos solidarios.

Anónimo dijo...

Hola.
Soy biólogo, egresado del IPN.
Qué bueno que abordó el tema, me parece que con un enfoque más correcto que en otros blogs.
Me explico.

Hay una indignación general por un escrito hecho por un tal Carlos Mota que, si no me equivoco, escribe en Milenio.
Sin embargo la defensa se centra en el agravio a las carreras de humanidades y a la UNAM, realizado por ese autor. Comparto la indignación, pero me parece que ese enfoque es muy restringido.
Me parece que en éste escrito se enfatiza el aspecto general. más importante.

Para empezar, el asesinato fue de mexicanos que NO eran delincuentes, ni en México, ni en Ecuador, donde ya fue exonerada la superviviente mexicana.
No se ha destacado lo suficiente la amoralidad del ataque perpetrado por instrucción del gobierno de Colombia.

(Ayer me enteré, con tristeza e indignación, que las autoridades del IPN pretenden que una de las víctimas ya no era estudiante del IPN (lo era de la Maestría). Eso me avergüenza como politécnico.)

Me considero de izquierda, y me es difícil fijar una posición en relación a las FARC. Pienso que muy pocas personas disponen de suficiente información objetiva al respecto.
Pero si quiero señalar que me parece absurdo y cruel el mantener secuestradas durante tanto tiempo a personas que, en algunos casos, entiendo que son de origen humilde (policías y soldados, por ejemplo), es decir, parte de aquellos a quienes se pretende defender. Pienso que si luego de cinco, seis, siete años de secuestro no han logrado convencer a esas personas de la razón de su lucha (reclutarlas), pues muy mal deben andar sus formadores de cuadros ¿o me equivoco?

Pero una cosa si entiendo: ese campamento de las FARC era uno en el que se trabajaba en la negociación para la liberación de los rehenes, y Raul Reyes era el responsable de ello. Su asesinato alevoso indica la ausencia de interés del gobierno de Uribe en lograr la liberación de esos prisioneros.

Dado que era un campamento con énfasis POLÍTICO, también pienso que la presencia de mexicanos ahí es un orgullo, no un oprobio, y que ellos eran parte de la tradición solidaria que ha sido manifiesta previamente por miles de mexicanos que han ido más allá de nuestras fronteras a aprender y, en ocasiones, a luchar en apoyo a esas causas.

Es vergonzoso que el gobierno de México vaya a permitir que el gobierno de Ecuador use como moneda de cambio a la estudiante superviviente con el de Colombia, que pretende interrogarla en suelo ecuatoriano. ¿Por qué lo hace el gobierno de Ecuador? Supuestamente para obtener información, que debería obtener sin agraviar a un mexicano (o a nadie, para el caso).

Sin embargo me pregunto ¿estaría yo en desacuerdo a priori con cualquier persona que llegase a ofrecerse como recluta de las FARC, sea mexicano o no?
Me contesto: a priori no lo descalificaría, ya que ignoro la complejidad de la composición actual de las FARC, pero si le sugeriría que lo investigara a profundidad, antes de tomar un paso tan importante.

Perdón por lo largo y cierto grado de revoltijo, escribí muy a las carreras.
Gracias.
RRS

Anónimo dijo...

Al que no le gustan los calores que no se meta a la cocina. ¿Qué esperabas, que les dieran una torta de jamón y una coca cola a esos muchachitos por andarse metiendo en lo que nos les importa? Si vas a un campo de guerrilleros de las FARC, ya sea como “visitante”, “estudiante de la carrera de Estudios Latinoamericanos”, metiche o guerrillero, no te sorprenda que te disparen y, en la confusión, te maten asumiendo que eres un guerrillero como los de las FARC. En fin, tal vez puedan exigirse identificaciones o pasaportes validos a todos los presentes antes de comenzar los ataques y contraataques para saber quién es guerrillero y quién es solo un visitante; eso resolvería el problema, ¿no crees?

Lástima que mucha gente izquierdosa manche la verdadera bandera liberal que hondeamos los que luchamos por un verdadero cambio y no por ganar la atención de otros a como dé lugar. Pedro Miguel, no te devalúes defendiendo lo indefendible. Te considero hombre liberal, no manches tu imagen defendiendo a niñitos metiches disfrazados de estudiantes serios, y únete a los que promovemos el verdadero cambio no con la violencia sino con las ideas y el ejemplo.

Mario Ruiz

David B. dijo...

Hola Pedro Miguel,

Muy bueno el sarcasmo, por un momento pensé que había entrado por error a una página de Telerrisa.

Gracias por tu columna, un abrazo desde Alemania,

David B.

Anónimo dijo...

Hola,
En referencia al comentario de Mario Ruiz, no se si en FUSIÓN de ULISES MARÍN, no se si no logres entender, que lo que sucedio en el campamento de las FARC en ECUADOR no fue un combate, sino que fue un acto de TERRORISMO, que pisoteo todos los derecho humanos, y juridicos existes en el planeta.

Como estudiante UNIVERSITARIO y del area de ciencias SOCIALES considero que siempre será necesario la investigación y el seguimiento de los hechos sociales que marcan a nuestra América Latina. Asi que ni metiches, ni guerrilleros simplemente investigadores.

Si para ti los conflictos entre los pueblos latinoamericanos es algo que NO TE IMPORTA no esperes que toda la gente sea tan mediocre y pasiva como tú. Todavia queda gente interesada en conocer o mas aún dar a conocer los sucesos que marcan la historia de nuestro continente.

Un abrazo por la dignidad humana!

Pedro Miguel dijo...

Anónimo 1: Gracias por la observación. En efecto, recibí un par de emails cuyos autores me acusaron de malnacido, de lacayo de Bush, de estar a sueldo de Uribe, etc. Evidentemente, para esos lectores, el texto no funcionó. Para la mayoría, parece ser que sí. Eso ocurre con casi todos los escritos (artículos, novelas, ensayos), y no me refiero únicamente a los míos, y creo que si uno se empeña en escribir algo que resulte comprensible y grato para todo mundo, acaba redactando algo así como un manual de operación para lavadora o como un discurso de candidato a diputado. Lamento disentir, pues, pero prefiero un texto fuerte, aunque se mal entienda, que un artículo mediatizado y con instrucciones para su lectura.
Solidaridad.

RRS: Concuerdo en casi todo lo que expresa, salvo por un par de puntos:

- el ataque al campamento de las FARC no fue amoral sino inmoral, y peor: delictivo.

- es irrelevante que los muchachos fuesen, o no, delincuentes, guerrilleros, terroristas o narcos, o que estuvieran en México, en Ecuador o en la propia Colombia. Ninguna ley del mundo autoriza el asesinato, independientemente de que las víctimas pertenezcan a una de las categorías mencionadas.
Saludos cordiales.

Mario Ruiz:
- el ataque al campamento de las FARC no fue una acción de guerra sino una masacre de personas dormidas, es decir, inermes. Ese solo hecho es violatorio de la Convención de Ginebra, según la cual lo que procede en esa circunstancia es instar a la rendición.
- De acuerdo con los informes del Ministerio de Defensa de Ecuador, varios de los cadáveres tenían tiros de gracia en la espalda, es decir, quienes sobrevivieron al bombardeo fueron asesinados después de su captura, lo que coincide con el relato de Lucía Morett.
- El primer bombardeo se efectuó de sur a norte, lo que quiere decir que las fuerzas colombianas allanaron en profundidad el territorio de un pais soberano para cometer el crimen.
- Al justificar la masacre, tú no promueves "el verdadero cambio no con la violencia sino con las ideas": estás a favor de las violaciones de la integridad territorial de los Estados soberanos, crees lícito tirar bombas sobre personas que duermen, enemigos o no, concuerdas con quienes cometen ejecuciones extrajudiciales, robos de cadáveres y falsificación de identidades y te pones del lado de las mentiras fabricadas por el gobierno de Bogotá, como esa inicial de la "persecución en caliente" o la falsa foto de Reyes con el ministro ecuatoriano del Interior. Me enorgullece la certeza de que tú y yo no estamos del mismo lado.
- Las banderas ondean sin hache.

David: Pues si pensaste que estabas leyendo una página de Televisa, entonces contigo sí que funcionó el sarcasmo. Así piensan, me cae. Aquí arriba tenemos un ejemplo clarito de esa clase de mentalidades.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Excelente!!! Felicitaciones.

Como comentó alguien en este espacio, por un momento sentí que estaba entrando a la dimensión desconocida?, mi mente entro en conflicto, pensando en la posibilidad de que me hubiera equivocado de periódico o de columnista, pero no. Cheque la página y decía LA JORNADA. Y luego pensé en eso de la tolerancia, y los diferentes criterios que uno debe escuchar. Pero por el tercer párrafo, comenzó a dibujarse una sonrisa en mi, ya que lo mordaz, frió y cruel de los comentarios, describía claramente la posición "oficial" que tanto vemos pregonada en los medios.
Agradezco su esfuerzo. A veces lo mordaz y cruel, es necesario para sensibilizarnos y hacernos ver la gravedad de un hecho, como lo es el asesinato, la complicidad, el atropello a la vida y la violación de los derechos humanos.

ABRIL

Mario Ruiz dijo...

Eso del ataque a “personas dormida” y “convenciones de Ginebra” a que haces referencia me daria risa si no fuera tan seria la cosa. ¿Acaso los guerrilleros luchan de acuerdo a alguna convención, o respetan a las personas dormidas o despiertas, aun en ciudades y con civiles? Recordemos el duro golpe de hace algunos annos cuando los guerrilleros disfrazados de miembros del ejercito colombiano irrumpieron en el palacio legislativo y secuestraron a varios legisladores en plena luz del dia; esos legisladores fueron masacrados tiempo después. No pues seguramente los guerrilleros estaban siguiendo todas las convenciones universales habidas y por haber. ¿O que me dices de las bombas que miembros de las FARC atan a animales para que las lleven entre las multitudes? Ah, seguramente eso si esta permitido por las susodichas convenciones. No manches.

Y eso de allanamiento de países soberanos es una pura jalada; recordemos que los que “allanaron” primero son los guerrilleros. El método no fue el mejor, pero el resultado sí. Al ser tan pragmático, me alegro que de que haya menos basura humana en el mundo. Menos mal que la Iglesia Católica no está metida en este embrollo con los guerrilleros, que si no estarías totalmente a favor de que los exterminasen, con o sin tiro de gracia, con o sin “convenciones internacionales”.
Disculpa el dedazo y gracias por no ondear mi bandera liberal.

Mario Ruiz

Mario Ruiz dijo...

Hola,
En referencia al comentario de Mario Ruiz, no se si en FUSIÓN de ULISES MARÍN, no se si no logres entender, que lo que sucedio en el campamento de las FARC en ECUADOR no fue un combate, sino que fue un acto de TERRORISMO, que pisoteo todos los derecho humanos, y juridicos existes en el planeta.

Como estudiante UNIVERSITARIO y del area de ciencias SOCIALES considero que siempre será necesario la investigación y el seguimiento de los hechos sociales que marcan a nuestra América Latina. Asi que ni metiches, ni guerrilleros simplemente investigadores.

Si para ti los conflictos entre los pueblos latinoamericanos es algo que NO TE IMPORTA no esperes que toda la gente sea tan mediocre y pasiva como tú. Todavia queda gente interesada en conocer o mas aún dar a conocer los sucesos que marcan la historia de nuestro continente.

Un abrazo por la dignidad humana!
--------- respuesta --------
Ni me conoces y ya me endilgaste la etiqueta de que no me importa lo que sucede entre los pueblos latinoamericanos. Si así haces tus “investigaciones”, vete a investigar a otra parte. Y sostengo lo que dije: si no te gustan los calores no te metas a la cocina. ¿Qué diablos andan haciendo esos “estudiantes” en medio de los guerrilleros? ¿Acaso esos “investigadores” van a ensenar a sus futuros estudiantes como organizar guerrillas inhumanas? ‘Ora resulta que fueron a Ecuador a un “congreso”, pero resulta que no han dicho cual congreso o de que. Ha de ser un congreso de guerrilleros. Llama al pan pan y al vino vino. Y que conste que confundes los dos frentes, pues los terroristas son los miembros de las FARC, y como a tales se les combatió.
Siguele “estudiando” e “investigando” a ver si le encuentras solución a este conflicto en el que pretendes hacernos creer que los terroristas de las FARC son las victimas y nos los victimarios. ¡Ahora resulta!
Mario Ruiz

PD No soy fusión de nadie, menos de ese maricón de Ulises Marín

Juan Pablo dijo...

Excelente el sarcasmo!!

Justo la posición que sostienen personas de mentalidad estrecha. La guerra preventiva ha llegado a América Latina. No hay víctimas colaterales, sólo culpables.

El mundo en blanco y negro.

Pedro Miguel dijo...

Pues sí, Juan Pablo, esto es la aplicación del bushismo en América Latina.

Otra cosa: debería borrar el último comentario de Mario Ruiz por su homofobia --inaceptable en este blog, al igual que los comentarios filonazis--; no lo hago sólo para que veamos cómo este "liberal" que "promueve el verdadero cambio no con la violencia sino con las ideas", recurre al insulto "maricón" cuando se le ocurre que es conveniente deslindarse de alguien. Claro que no se le pasó por la cabeza llamar a Mario pederasta y a Ruiz, asesino, ni ganarse, de ese modo, la tranquilidad de no estar insultando sino describiendo.
Así son estas mentalidades.

Saludos a todos.

Champy dijo...

Veo que llego muy tarde, porque se puso bueno el chocolate por aquí...

Me da rabia, y realemnte me dañan estas babosadas de las mierditas que te juro que trato de mantenerme alejado, por salud física y mental....

El idiota del FECAL mejor debería ponerse a estudiar relaciones exteriores o que se vaya y le pida un intensivo a Fidel ahorita que todavía puede...

Un abrazo.