9.4.08

Doctor Merolico


  • El anuncio de Calderón
  • “Atrás de la raya...”
La noche del martes, Felipe Calderón dijo en cadena nacional: “La solución a los grandes problemas del país deben (sic) darse en el debate respetuoso, en el análisis sereno y objetivo, acerca de lo que sea mejor para México. La situación por la que atraviesa Petróleos Mexicanos ha sido materia de una amplia discusión en las últimas semanas y meses. Esta iniciativa recoge las principales inquietudes vertidas por la sociedad en esta deliberación.”

Define Mauricio-José Schwarz: “Un merolico es alguien que puede hablar durante larguísimo tiempo soltando un rollo asombroso, interesante, incluso apasionante... y absolutamente vacío [...] Hace promesas de maravillas sin fin que verá la gente en unos minutos, captura el interés de los peatones, habla de todo lo humano y lo divino [...] Pero en el intermedio entre nada y nada, ofrece en venta algo (la crema de concha nácar, desparasitadores para las lombrices intestinales o curas para la memoria como el Fosfovitacal y mejunjes similares) o incluso captura la atención del público con fines más directos”.

Del mensaje de Calderón: “Sí es posible fortalecer a Pemex y contar así con recursos para vivir mejor: más escuelas, medicinas, clínicas, hospitales, caminos, carreteras, puentes, agua potable, drenaje, electricidad, vivienda. Con la reforma, por ejemplo, tendríamos los recursos necesarios para crear preparatorias y universidades, a fin de que ningún joven mexicano se quede sin estudiar una carrera técnica o profesional por falta de oportunidades. Hay muchos jóvenes que no tienen espacio en la preparatoria o en la universidad y podemos arreglar este problema. Sí es posible que el petróleo siga siendo una palanca de prosperidad que nos permita superar definitivamente la pobreza y garantizar la educación y la salud de todos los mexicanos.”



Herófito Rodríguez Conde señala que el charlatán es un tipo “que habla mucho y sin sentido, o que habla sin discreción, o que es un parlanchín, hablador, cotorra, parlador, sacamuelas, embaucador, embustero, engañador, farsante, impostor, ladino, mentiroso, timador, baladrón, bocazas, buhonero, chicharra, engañador, facundo, gárrulo, histrión, indiscreto”, o bien un individuo “que nos quiere vender el remedio o la medicina a las muchas tribulaciones del cuerpo y el alma”. Y agrega: “Pueden existir múltiples interpretaciones de la palabra y la figura del charlatán, pero podemos convenir su definición como la de el sujeto que se toma las cosas serias a broma, sobre todo las que incumben o afectan a los intereses fundamentales de la gran mayoría de los ciudadanos [...] a pesar y por encima de toda la ‘elevada’ investidura que se suelen otorgar este tipo de personajes”.

El de Los Pinos, en su alocución de ayer: “El día de hoy, en uso de las atribuciones que me señala la Constitución General de la República, presenté ante el Congreso de la Unión una propuesta de reforma para aprovechar al máximo el potencial de nuestra industria petrolera y fortalecer a Petróleos Mexicanos.”

Claudia Agostoni apunta que el término merolico deriva del apellido de Rafael Meraulyock o Meroil-Yock, un polaco que llegó a Veracruz en 1864 o 1865, y que “afirmaba ser un ilustre médico, un diestro dentista y poseer fármacos infalibles para todas las enfermedades conocidas y por conocer. Los habitantes del puerto, asombrados ante el ilustre médico, quien vestía una larga túnica ‘entre griega y oriental’, acudían a él en multitudes; el motivo: anunciaba ser el portador del famoso aceite de San Jacobo, un elixir infalible para ‘la curación de todos los flatos, dolencias, cólicos, malos humores, asperezas de la piel y hasta para la extirpación completa de callos y callosidades’”. Cuenta Francisco Flores, en su Historia de la medicina en México, que ya en la capital de la República, el doctor Merolico, “tirado en soberbia carroza y con acompañamiento de músicas, hacía extracciones de muelas, disparando al momento de hacer la operación, probablemente con objeto de sorprender al descuidado paciente para que sintiera menos el dolor”.

El martes, poco antes de que llegara al Senado la iniciativa calderonista, las representaciones del PAN y del PRI en esa cámara aprobaban un punto de acuerdo para respaldar el despliegue militar en Chihuahua, a pesar de las denuncias de violaciones a los derechos humanos perpetradas por uniformados en la entidad.



Hace año y medio, Juan Antonio Isla publicó en La Jornada Semanal la semblanza de un merolico que “llamó la atención por su disfraz, sus botas de charol, sus grandes mostachos, pero especialmente por el discurso en el que hilvanaba frases rotundas para persuadir sobre las bondades de su producto. El hablantín usaba una gran cantidad de frases chistosas, pobladas de alimañas rastreras, para deshonrar a sus posibles competidores. En su diatriba acompañaba a las palabras con el movimiento incesante de unas manazas enormes, y en sus ojos bailaban las pupilas como saliéndose de su órbita. Mientras tanto, una ardilla amaestrada recogía los óbolos de los incautos hipnotizados por la labia contumaz”.

Del mensaje en cadena nacional del martes: “La buena noticia, mexicanas y mexicanos, es que sí es posible aumentar la capacidad para encontrar nuevas reservas petroleras, que sí es posible ampliar la capacidad de producción de Petróleos Mexicanos en beneficio del país. Afortunadamente, tenemos la capacidad y el potencial para enderezar el rumbo.”

Schwarz cuenta que una vez, en la Avenida de los Misterios, observó a un vendedor de concha nácar que decía: “Usted va a ver, usted va a mirar, usted va a observar, usted va a contemplar cómo esta víbora se va a poner rígida, totalmente tiesa, recta y derechita como una varita de nardo. Nomás le pido que se quede detrás de la raya, porque estoy trabajando; sí señores, trabajando honradamente, con honestidad y dignidad aquí ante ustedes y su buena voluntad, para ganarme el pan para mis hijos, no como otros que nomás se aprovechan de la gente para robarles sus objetos invaluables de valor sentimental o emocional o económico.” Infiere el autor que el truco consistía en que, cuando el vendedor hacía esa recomendación, varios de ellos se llevaban la mano al lugar donde los guardaban. “Otro personaje, situado detrás, y del que quizá sólo por malpensado deduje que era cómplice del merolico, pasaba la vista sobre el grupo y seleccionaba a las presas más fáciles. Tres minutos después, el público babeaba fascinado por la verba del vendedor y ya todos se habían olvidado de la cartera o el monedero, lo que aprovechaba el presunto cómplice para pasar ágilmente, como pizcando algodón, zumbándose las carteras de los dos o tres que la tenían más a mano”.



Unos días antes de la presentación de la reforma energética, la presidencia le encargó a Juan Camilo Mouriño el trabajo de cabildearla ante “aproximadamente 300 personajes del ámbito político, empresarial y social”, consignó La Jornada en su edición del 3 de abril.

Ante el anuncio de protestas y bloqueos por parte de las brigadas en defensa del petróleo, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna declaró que la Policía Federal Preventiva (PFP) sería desplegada “donde tenemos identificadas áreas estratégicas que no se las puedo decir porque le daría ventaja a los criminales” (sic), y el martes, la sede del Senado amaneció acordonada por efectivos antimotines provistos de vallas metálicas: atrás de la raya, por favor, damitas y caballeros, que estoy chambeando, y aquí están los los links, vea, para que no le digan, que no le cuenten.


6 comentarios:

Champy dijo...

Merolico, Charlatan, embaucador,mequetrefe.....

Una mierda con todos sus hedores!!!

Mi duda, y mira que cabe la verguenza en mi, es, a poco alguien le cree????

Así de plano???

Eric dijo...

Hola Pedro, como siempre encantado le leerte.
Confundio, así es como me siento con todo ésto de la reforma energética, principalmente el tema PEMEX.
Entiendo que la paraestatal se encuentra desangránadose lentamente, ésto pienso, por todos los fraudes cometidos a lo largo de muchos años, donde particulares, el gobierno y mismo sindicato, han tenido mucho que ver. Pienso sinceramente, que al ser uno de los principales cimientos de nuestra nación, la paraestatal necesita forzosamente, modernidad en instalaciones, en estructura organizacional. Vamos! mantenerse siempre a la vanguardia de la tecnología. Ésto por supuesto no ha sido posible por lo ya mencionado. Pero ahora, donde para mí, es necesario repuntar y sanear a PEMEX, me pregunto ¿Cómo podríamos hacerle?. Se necesita mucho capital, y cambio de cultura definitivamente. Pero el problema ya está, ya lo tenemos encima, ahora cómo lo solucinamos.
Soy de los que no confía sinceramente en el capital privado. Privatizar no creo que sea la solución, míremos el caso de la banca, los empresario siempre verán por ellos mismos y por nadie más. Los bancos son el mejor ejemplo de todo ésto que digo, capitales extranjeros, donde vienen y sangran el país.
Otra cosa que he escuchado comentar es, que a traves de ductos nos han estado "succionando" el petróleo, no sé si los gringos o alguien más. ¿Será esto verdad?.
Cierto es, que muchos pero muchísimos más, se han vuelto inmesamente ricos a costa del petroleo y la paraestatal. Los mouriño, los sahagún, por mencionar solo unos. Ésto no es justo, creo yo.
Y todo lo que ha dicho calderón, creo que es posible, te lo digo sincermente, cada una de las cosas que ha dicho se podrían hacer, vaya que creo que de quererse se harían hace mucho tiempo ya. Sin ncesidad de buscar capital privado, éso que ni que.
Pero como te digo Pedro, confundido me siento de no saber qué se podría hacer.
Saludos.

A dijo...

Solo hace falta unos cuantos accidentes para demostrar que pemex no funciona y que la unica solucuion, dado que todos traen los bolsillos vacios, o apenas un caramelo (para regalar a los niños, claro) es vender y vender...


besos oleicos
A.

gin dijo...

Sí. Eso pensaba (que no decía nada), mientras trataba de leer entre líneas.

Anónimo dijo...

Eric:
Ciertamente que el tema es complejo y no se debería (aunque todo el mundo lo haga)responder a la pregunta: ¿qué hacer?, con lugares comunes y generalizaciones. Pero, bueno, creo que sí está claro algo que NO hay que hacer: desnacionalizar los recursos naturales para entregarlos a quienes sólo buscan su ganancia.

Pedro Miguel dijo...

Champy: Muchos le creen, claro, y no sólo en el PAN. Pienso que hay una parte de la sociedad que aún supone, con harta ingenuidad, que la televisión y el presidente no dicen mentiras. De no ser por eso, sería muy fácil echar a patadas del poder a la mafia que lo ostenta.

Eric: no es tan complicado. Durante el foxismo, el gobierno recibió 87 mil millones de dólares no previstos por excedentes de la factura petrolera. Con esa lana se habría podido reactivar la economía, disminuir sustancialmente la pobreza, rescatar Pemex de la ruina en que lo han convertido las sucesivas administraciones neoliberales. Pero, ¿dónde está esa lana dinero? Casi nadie lo sabe, y quienes sí lo saben, no quieren decirlo. Entonces, antes de cacarear "diagnósticos" alarmistas orientados a justificar el desmantelamiento de la paraestatal, habría que empezar por exigir dejen de clavarse el dinero y, ya con números reales y honestos, pensar en las vías para modernizar Pemex y hacerlo más eficiente. Pero en tanto no logremos que la paraestatal se maneje con mínimos elementos de semtndio común y de decencia, el "tesorito", el "efecto popote" de los gringos y la autonomía administrativa son puros elementos de distracción para que nos olvidemos de lo principal: el saqueo de Pemex y de la nación.

Yo estaré dispuesto a creerle al calderonato sus supuestas intenciones "modernizadoras" y de "fortalecimiento" el día en que meta al bote a Mouriño, a Romero Deschamps, a Fox y a Labastida, por ejemplo. En tanto no lo haga -y no lo hará- no hay nada que creerle.

¿Qué hacer al respecto? --Pues únete a las Brigadas en Defensa del Petróleo y vente al Zócalo, este domingo a las 11:00 a.m.

A: Justamente lo que hicieron con Ferronales. Pero la iniciativa de Calderón se parece más a lo que hizo Fox con la CFE: violar, por medio de una ley secundaria, el texto y el espíritu de la Constitución.
Beso.

Gin: Es que la iniciativa fue presentada en una forma muy tramposa: hay páginas enteras de basura y de bla-bla-bla cuyo único propósito es disimular los seis o siete párrafos en los que se encuentran las verdaderas intenciones privatizadoras.