22.6.08

¿Y tú, Felipe,
vas al super o a la Cómer?


O
cupado en Mouriño y su movida
y por andar de Rambo y de payaso,
se enteró Calderón con gran retraso
que en el mundo escasea la comida
y en México el salario ya no alcanza
para echarse unos tacos a la panza.

Con ceja regañona y muy erguida
y el dedito flamígero y mamerto,
anunció que el país quedaba abierto
a las importaciones de comida
y así creyó dar solución palmaria
a la grave cuestión alimentaria.

Perdonó los impuestos, el cretino,
al especulador y al comerciante,
a la transnacional sacó adelante,
terminó de joder al campesino
y luego se autonombra, muy ufano,
benefactor del campo mexicano.

Al parecer, ignora que el desplome
de nuestra producción agropecuaria
provoca dependencia alimentaria:
país que no produce lo que come
se arriesga, en un vaivén de la fortuna,
a sufrir de miserias y de hambruna.

Mientras suben en forma desmedida
tortilla, carne, huevos y verduras,
El Pelele, flanqueado por guaruras,
pone a Carstens la mesa bien servida:
ese jamás se sentirá indigesto
ni aunque se trague todo el presupuesto.

Mas si una ciudadana le rezonga,
porque tiene vacía la despensa,
Calderón se imagina que es por mensa,
o bien porque es tacaña, o por fodonga
o porque simplemente no ha pensado
en ir a comprar cosas al mercado.

Felipe: qué ridículo el que haces
y qué muestras nos das de decadencia,
porque tu vapuleada presidencia
la convertiste en baile de disfraces:
ayer te travestías de soldado
y hoy te vistes de Julio Regalado.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡¡Beso por el regreso!!!!
Calladita, pero pendiente,
Clande

Eva Villaseñor dijo...

jaja

maría de lourdes aguirre beltrán dijo...

¡¡¡¡Bravísimo!!!!


Un abrazo

Pedro Miguel dijo...

Abrazos para todas, y seguimos.

Anónimo dijo...

Y YO PREGUNTO:

¿a quien le respondes para quién trabajas?

¿por que ese odio al otro QUE NO PIENSA COMO TÙ?

atte:

Berna