2.11.08

Eso ya lo sabíamos




Elba Esther y Felipe se han cruzado
en episodio lúbrico y funesto.
Él terminó infectado y descompuesto,
ella del coito atroz se ha embarazado.

Tuvo lugar el lance infortunado
—sindicato y gobierno en un incesto—
sobre un colchón robado al presupuesto
y un escalofriante resultado:

Cincuenta y nueve Hummers ha parido
la seudo dirigente vitalicia,
todas con piel y equipo de sonido.

Y al salir de la sala de obstetricia
regala las bebitas que ha tenido
a quienes le festejan la impudicia.



4 comentarios:

El que boga de pie sobre una piedra dijo...

Arriba ellos dos se creen intocables
Sueñan, se aman, acuerdan cochupos
ciegos y sordos nunca ven los grupos
que poco a poco ya son indomables

Pedro Miguel: ni en dos semanas podré hacer un soneto y menos que se acerque a los tuyos, pero al menos va la primera estrofa de lo que podría ser uno.

Pedro Miguel dijo...

Es mera cuestión de dedicarle muchas horas, apreciado Bogante. Persevera y alcanzarás (nomás no alcances a Elba Esther, porque qué susto).

marichuy dijo...

En eso tiene usted toda la razón mi estimado... junto al malnacido Bush, casi cualquier cosa era preferible... con mayor razón el carismático senador por Illinois. Mi duda es relación a que todo será mejor. Yo, que desde julio de 2006 soy más pesimista, creo que el morenazo no deja de ser gringo y pensar como tal... pero bueno, algo es algo. McCain solo podría gabnar si tuviera la ayuda de las manitas limpias de Luis Carlitos Ugalde y el cómputo del IFE/TRIFE de FELIFE... y eso. apenas con ventaja del 0.58%

Un abrazo

maría de lourdes aguirre beltrán dijo...

Mientras Elba Esther tira el dinero que nos ha robado, y los líderes sindicales recogen la parte que ella les quiere dar, miles de maestros que ya entregamos todos los papeles que nos pidieron para jubilarnos (entre ellos todos los talones de cheques, de 30 años, oficios de reanudación de labores y constancias de no adeudo de toda la vida laboral, nos tienen esperando por tiempo indefinido sin darnos una razón para la espera.