21.3.11

Verídico


Como todos los años, la noche del 20 de marzo el Cosmos programa su despertador para levantarse temprano la mañana siguiente, la del día 21. Sabe que en esa fecha un montón de humanos se visten de blanco, acuden a sitios como Stonehenge y Teotihuacán, y se apacientan ahí un ratito en espera de vibras & energía positiva. El Cosmos no va a defraudarlos: sale de la cama muy temprano, se lava los dientes, se baña, toma un desayuno ligero y luego se concentra y puja (“¡Ghhmmmmmmmhhh!”) para despachar vibras y toda la energía positiva que quede en su saldo de banco (en los días que corren, se sospecha que no queda mucha). Una vez que ha cumplido con ese deber irrecusable, el Cosmos se relaja y se toma libre el resto del día porque, a fin de cuentas, es feriado.

2 comentarios:

María Sánchez dijo...

jajajajajajaja

NTQVCA dijo...

El lío sera cuando despierta de malas!