12.2.13

Papam non habemus


Él adujo motivos de edad y de salud pero llama la atención que el primer Papa dimitente en siglos sea, también, un pontífice sumamente inepto que causó daños severos a la iglesia católica. Si se trataba de la relación con otros cultos cristianos o con otras religiones, Jospeh Ratzinger solía meter la pata y muchas de sus declaraciones, lanzadas desde la razón escolástica, si no es que patrística, causaron irritación justificada entre musulmanes, judíos y protestantes; en el ámbito político el ahora renunciante no fue capaz de formular una definición clara; en el terreno administrativo el Papa alemán mantuvo intacta, para mal, la proverbial opacidad del Vaticano, en un entorno planetario que reclama transparencia, y lo hizo en forma tan torpe que se le escaparon documentos escandalosos nada menos que por vía de su mayordomo, Paolo Gabriele; en lo social el papado de Benedicto XVI ha sido tan repelente como el de su antecesor a los dramas causados en el mundo por el modelo neoliberal y se ha conservado como activo promotor de la discriminación contra las mujeres y las minorías sexuales.

Peor aun, a pesar de las fuertes declaraciones, la iglesia católica no ha querido o no ha podido actuar con dignidad, verdad y justicia ante el patrón de abusos sexuales cometidos por miles de sus integrantes en contra de mujeres y menores de ambos sexos, lo que se ha convertido en una de las razones máximas del descrédito del clero afiliado a Roma.

Pero las mayores catástrofes del catolicismo en tiempos de Ratzinger ocurren en los ámbitos de la catequesis, la pastoral y el trabajo apostólico. El Vaticano ha abandonado a su suerte a los prelados y a las organizaciones católicas que buscan mejorar las condiciones de vida de los fieles y atenuar el sufrimiento social, y ha sido incapaz de enfrentar el avance de otros cultos y religiones en los mercados espirituales tradicionalmente católicos. En los casi ocho años del pontificado de Ratzinger, millones de católicos han transitado a las más diversas variedades de protestantismo, budismo e islam, y muchos más han caído en garras de esas empresas transnacionales que, disfrazadas de religiones, realizan negocios inescrupulosos aprovechando la credulidad y la ignorancia. Juan XXIII cimentó la influencia mundial del Vaticano en un sólido trabajo pastoral y en el aggiornamiento operado en el marco del Concilio Vaticano II; Paulo VI fue un político sensible y un promotor del ecumenismo; Juan Pablo II apostó al sex-appeal mediático para imponer sus posturas reaccionarias en todos los terrenos. Benedicto XVI, en cambio, ha estado colgado de los clavos ardientes de un pasado autoritario y de un perfil de teólogo dogmático. En un mundo atenazado por la desigualdad y el hambre, la discriminación, la corrupción, los crímenes de guerra, las epidemias, la crisis ambiental, las recesiones y la globalización delictiva, Ratzinger optó por combatir al Demonio y al pensamiento liberal.

Es cierto que la edad y los achaques pesan y puede ser que esas sean las razones reales y únicas de la abdicación del alemán al trono de Pedro; puede ser incluso que haya tenido presente la agónica tortura de su antecesor, quien se veía obligado –por la burocracia vaticana y acaso también por sí mismo– a emprender viajes a remotos destinos trasatlánticos cuando lo que necesitaba era más bien el traslado a una sala de cuidados intensivos. Pero podría ser, también, que la burocracia vaticana haya sopesado los saldos de desastre del papado de Ratzinger y que optara por hacer lo que hacen los consejos de administración con un gerente inepto: pedirle la renuncia. Por desgracia, no hay motivos para suponer que la opacidad característica del Vaticano se disipe en el corto plazo y quién sabe si lleguemos a saber los motivos verdaderos de esta dimisión. Por lo pronto, no hay Papa.


4 comentarios:

armando guadarrama flores dijo...

ARMANDO GUADARRAMA FLORES
La renuncia del papa a su pontificado es de lo más raro ya que durante mucho tiempo nunca algún papa lo había hecho pero esto que hace Benedicto xvi deja a la vista de todos lo que realmente esconde la iglesia y todo lo que ya se le había perdonado al papa de su intolerancia y yo no me creo eso de que solo renuncio por su edad si no que el tal vez ya no podía mas con todas sus mentiras y farsas que sostuvo desde el inicio y es que el papa anterior estuvo hasta la muerte y es así como debe de ser y además creo que la gente al fin está viendo todos los defectos de la iglesia católica y la gente ya vio y ahora realmente ya no puede creer mas en estas mentiras y por eso la religión católica ya no va a ser la mas practicada en el mundo por que la iglesia católica es solo una inmensa mentira.
Y es que si el papa puede hacer esto todos los demás integrantes de la religión católica (obispos, curas, etc…) lo pueden hacer y ahí es donde la religión católica va a pasar a ser de las mas practicadas a las mas odiadas y sus ganancias que tenían de todos los fieles a la iglesia ya no las van a tener mas porque hasta aquí se les acabo su negocio, porque eso es lo que es la iglesia católica un gran negocio para todos los que la predican.
Y eso que tolero de abusos sexuales hacia mujeres y niños no está bien porque entonces el no está realizando bien sus funciones y por lo visto ya nunca va a poder por este cargo solo es para católicos que realmente creen en dios. No crean mas en en los que la integran la religión católica solamente confórmense con estar bien con dios.

Maria Jose Ramirez Arias dijo...

MARÍA JOSÉ RAMÍREZ ARIAS
Yo creo que es muy raro renunciar a lo que amas hacer, pero
¿porque el Papá? tal vez no sea por su edad, ni por su crisis, está renuncia me suena como una película muy famosa que se llama: Ángeles y Demonios protagonizada por Tom Hanks, Ewan McGregor, que trata sobre lo mismo de lo que se está viviendo en estos momentos espero y la puedan ver.
Pero una duda porque la iglesia de Vaticano no pudo trabajar mejor como cuando paso lo de la violación el papá dijo que era algo normal… no lo creo y mucho menos porque los obispos fueron los que les hicieron daño a demasiadas personas
Bueno se lo dejo a consideración de cada quien pero esta renuncia estas muy rara..

Maria Jose Ramirez Arias dijo...

MIRIAM RODRIGUEZ GONZALEZ
Pienso que una renuncia no se da solo por que ya esta grande yo pienso que alo mejor lo amenazaron o tal vez hay algo raro en el vaticano o tal vez ya no puede con esta carga muy grande ya que en el mundo se están viendo cosas muy feas que ya no se pueden controlar. Mi opinión es que debe dar una explicación mas clara de por que quiere renunciar y que pasara cuando renuncie.

victor alfonso gomezfelipe dijo...

era lo mas logico por los problemas de salud y por la falta de fuerzas para seguir con el legado de san pedro y esto estaba a criterio por los problemas al viajar por la altura de el nivel del mar y por la edad que ya era muy dificil para todos los de su edad y con el maraca pasos que tenia para poder seguir sus actividades