9.1.08

De puentes y otras cosas

Cirko de Mente

  • El Cirko de Mente
  • Muerte y resurrección de un bloguero
Un día recordaremos el 2007 recién ido como un año sombrío y espinoso, como recordamos, quienes ya no somos jóvenes, la cruda pesadilla delamadridista y el siniestro sueño del salinato, cuando los gusanos se volvían serpientes bajo un suelo sembrado de flores de plástico. En este 2008 la mafia empresarial y política y mediática y clerical que desgobierna lanzará nuevos embates para destruir al país, guiada por una lógica simple: los pedazos son más fáciles de vender que el todo. Los funcionarios trabajan a comisión y esperan lograr muchas ventas, los empresarios aspiran a realizar no pocas compras y los zopilotes transnacionales tienen la expectativa de una abundante cosecha de carroña (a veces, político, accionista y buitre encarnan en una misma persona, y eso simplifica los negocios). La mafia gobernante se impondrá en algunos casos y se verá frustrada en otros; todo depende de qué porciones de la sociedad colaboren con ella, cuáles se muestren apáticas, cuánta ciudadanía se movilice para defender la integridad del país –desde Pemex hasta las garantías individuales, pasando por lo que quieran— y qué grados de organización alcance. Miren: en doce meses, o en diez o veinte años, estaremos recordando con alivio este desbarajuste, a condición de que, incluso bajo un designio destructor que ya no necesita de las bombas, perseveremos en construir. Construir habitaciones, nuevos pisos y sótanos; construir hacia arriba, hacia abajo y a los lados; construir amistades, proyectos, medios, personas, redes y puentes, como escribía Ángela Figuera Aymerich en un poema que perdí y que no he vuelto a encontrar: “Lo estoy diciendo a gritos: Faltan puentes. / Lo principal de todo son los puentes. / (Colgantes, subterráneos, levadizos). / Hagamos puentes, puentes, puentes.”

Cirko de Mente


Durante la vacación decembrina asistí a una propuesta escénica que me sorprendió y me conmovió, y me propuse escribir algo sobre ella en cuanto retornara a fatigar el teclado. El Cirko de Mente (cirkodemente.com.mx) es una construcción magnífica y un puente entre muchas orillas culturales, una olla de presión de creatividad y buen sentido que suele tener su carpa en el estacionamiento del Museo Anahuacalli. Para quienes no lo conozcan: si quieren escenografías de sueño, sentido dramático, danza de la mejor, humor refinadísimo, vestuario que es la fantasía hecha carne, iluminación precisa y expresiva, gran actuación, expresión corporal que invita al viaje y maquillaje perfecto, además de destrezas propiamente circenses, no tienen que ir hasta Santa Fe a pagar dinerales para sentirse cosmopolitas empalagándose, por enésima ocasión, con el Cirque du Soleil, que a pesar de su grandeza, ha llegado a una masificación y a una industrialización tales que va que vuela –disculpen la herejía— a franquicia tipo McDonalds.

En el de Guadalupe-Reyes perdimos a otro puente fundamental: Gerardo María Aguilar Tagle, El Tlacuiloco, Wichily McCoy, roquero histórico (compositor y letrista de Mamá-Z y de Las Moscas de Metepec, por ejemplo), dibujante delicioso, bloguero dedicado y empeñoso, manifestante terco y amigo singular del que navega: no se conocieron casi nunca, o se vislumbraron apenas en una marcha o en un café, pero en la segunda mitad del año pasado se desarrolló entre ellos una amistad entrañable y buena por los senderos misteriosos del intercambio de posts y comentarios en sus respectivos blogs, el correo electrónico y unas cuantas conversaciones telefónicas.


Una viñeta del Tlac


El 25 de julio, Gerardo escribió en un post enigmático: “Fuera de circulación hasta nuevo aviso. Los dioses, enojados por mis oraciones blasfemas, me han dejado postrado y acompañado únicamente por demonios que se divierten estrujándome las entrañas”. Poco después nos enteramos que le había sido detectada una mala onda en el páncreas y que había sido sometido a cirugía. El 23 de agosto, desde su cama de hospital, hizo postear una viñeta suya para tranquilizarnos, y en los días siguientes dio a conocer al mundo unas fotos tremebundas de la ídem tajada que los galenos le habían practicado en la panza. El 23 de octubre festejó su cumpleaños número 52, siguió ofreciéndonos, vía blog, sus viñetas asombrosas, y todo indicaba que su recuperación iba lenta pero firme. El 11 de diciembre subió un último post: “Tengan para que se entretengan: tengo el doble de la edad que tú tenías cuando yo tenía la que ahora tienes. Cuando tengas la que ahora tengo, entre los dos sumaremos 63. ¿Que edades tenemos actualmente?” Diez días más tarde, el viernes 21, se murió.

Agustín, su gemelo precioso, anunció el 30 la resurrección del Tlacuiloco y el 1 de enero fundó La Iglesia del Buen Gerardo (Diversiones Ateas, S.A. de C.V.). Para festejar ambos acontecimientos, el próximo viernes 18 de enero, en Ruta 61 (Baja California 281, Col. Hipódromo Condesa, 5211-7602) se presentará el concierto “Yo soy la Mosca, la Verdad y la Vida” con Las Señoritas de Aviñón y Vieja Estación.


Gerardo María marcha en su advocación de Wichily McCoy

El programa Hoy por Hoy conducido por Carmen Aristegui, más que un puente, era un distribuidor vial, si no es que una red carretera, y en este comienzo de año nos amanecimos con la noticia de que se había ordenado su demolición. Creo que la W sigue haciendo algo que se llama igual, pero la diferencia entre el producto actual y el que dirigía Carmen es tanta como la que hay entre un ser vivo y un cadáver. Habida cuenta de la masiva preferencia del público por la comunicadora despedida, el pésimo negocio realizado por los dueños de la emisora sólo puede explicarse, a juicio de muchos, en función de un designio de censura y exclusión por parte del coágulo de logreros que detenta el poder político, económico y mediático en el país. Como expresión de solidaridad con Carmen Aristegui, alarmados por la intolerancia y la uniformidad que impera en el espectro radioeléctrico, y en protesta de radioescuchas puestos en la disyuntiva matutina de oír mierda o apagar el radio, El Fisgón y yo abrimos el blog La censura hoy por hoy, en donde quien lo desee puede adherirse a la carta de protesta publicada en este diario el pasado lunes 7 (ayer las firmas llegaron a su primer millar) e incorporar comentarios. Allá nos vemos y también, como siempre, aquí. Sigamos construyendo muchas cosas.

6 comentarios:

Champy dijo...

Construir.

El verbo de hoy.

Que le sdió a mis amigos bloggeros por ponerme a reflexionar en MIS verbos......

Construir.

Un constructivo abrazo!

be dijo...

alegre bueno y bonito 2008, mas que nada.
:)

El patio trasero dijo...

después de la borrachera decembrina nos llegó la resaca!

Pedro Miguel dijo...

Champy: Abrazo correspondido y constructivo.

Be: Y barato, si se pudiera, que con esta inflación... Abrazo hasta aquella orilla.

Patio trasero: lo siento, no bebo ni siquiera en diciembre.

Iván dijo...

aaa esa buena foto del tlac mi padre, se le recuerda si como no...

habara homenaje el 18 (mañana) en el ruta 61 vas a ir?

Pedro Miguel dijo...

But of course, Iván.