4.1.08

La censura

Hoy por hoy, he abierto un nuevo blog para solidarizarme con Carmen Aristegui, cuyo espacio radiofónico fue censurado por los intereses mafiosos del calderonismo, Televisa, Grupo Prisa, el góber precioso, los militares violadores de la anciana que murió "de una gastritis no atendida", Perverto Rivera Carrera, etc.:

La censura, Hoy por Hoy

3 comentarios:

cheKo dijo...

Que jodido esta esto. y lo peor es la indulgencia de tanta tanta gente a estas actitudes de los (verdaderos) dueños de este país.

Los empresarios de televisa radio prefirieron dejar ir a la periodista que les daba mayor rating. Ahora, en la lógica empresarial se tienen que maximizar las ganancias, entonces lo que hicieron con Carmen Aristegui es un sinsentido a menos que con todo y esas ganancias prefieran una realidad mas cómoda, mas manejable para hacer no se que transas. Se han ido despachando a todos los comunicadores incómodos y eso es muy preocupante.

Lo que quiero destacar aquí es que es una falacia que prefieran "decir la verdad" porque aumenta el tan mentado rating, eso no es cierto, lo aceptan un ratito y luego ya no les gusta. Para tener medios mas objetivos y veraces se requieren instituciones desligadas del negocio.

Bueno, perdón por extenderme, pero esto me tiene muy molesto.

Saludos.

Eric dijo...

Paso a desearte sinceramente un felíz año, para tí y los tuyos.
Se ve que éste año, te va a dar mucha tela de donde cortar, para seguir escribiendo. Apenas comenzamos y mira.
Sin afán de molestar, ¿nunca has sentido la necesidad de tener muchas cabezas y manos para escribir todo lo que pasa en nuestra actualidad?. Porque si éso te pasa, yo he sentido la necesidad de tener muchos ojos para poderte leer, sin perder nada de lo que escribes.

Oscar dijo...

Hola Pedro,
Salté en mi asiento cuando até nombre y cara al visitar tu blog. Cada mañana o tarde me cruzo contigo al ir al colegio de nuestros hijos. En tanto puedo decírtelo en persona, dejo aquí la constancia de mi agradecimiento por todo el aire que nos das para enfrentarnos al día con día...