25.8.07

Ni la burla

Una primaria rural


"
Hay un asunto que a todos nos importa: que el dinero que es para la educación vaya a la educación."

Elba Esther Gordillo, propietaria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)

Una de las residencias de Elba Esther Gordillo



7 comentarios:

El Ocioso dijo...

Eso es una calumnia.

¿No se supone que en Mexico a los niños de escuelas rurales se les da una biciletita para que lleguen a las mismas?

La niña de la fota hasta sandalias tiene.

Ademas a esa residencia le falta el letrerito que las familias de buena cuna ponen en la parte exterior de sus casas, para que la plebe se entere de quien vive ahi.

En ningun lado se alcanza a apreciar "Familia Gordillo Morales" o algo parecido.

Puras calumnias.

Pedro Miguel dijo...

Tienes razón, Ocioso, cómo no se me había ocurrido antes; de seguro los pies de foto están al revés, la primera imagen es la de la modesta residencia de la abnegada maestra Gordillo, y la segunda corresponde a una escuela pública en Polanco.
Además, como todo mundo sabe, la miseria no existe: "Vamos México" acabó con ella.

Abrazo.

marichuy dijo...

Pedro
Elba es un despropósito, una peregrina ocurrencia de la naturaleza, un castigo de… iba a poner de Dios, pero me cuesta trabajo creer que este desacierto sea obra de Dios; aunque tampoco sería obra del Diablo, pues a este yo le reconcedo mucha inteligencia como para crear semejante engendro.

¿De donde saldría Elba?

Un abrazo

Paul Medrano dijo...

No hace falta mirar a la que me cae Gordillo: cualquier gato de tercera del SNTE en cualquier estado, posee una casa similar o más chingonota (sé de varios delegados que festejaban su cumpleaños como si fuera día de la independencia). Y acá en Guerrero hay casos piores en cuanto a escuelas: hay pueblos que nunca han tenido escuela y otros que ya tienen, carecen de profes. Jijosdelmáis

Pedro Miguel dijo...

Supongo, Marichuy, que Elba Esther es producto del maltrato, del atropello, de la destrucción de sí misma, al igual que la mayoría de la gente mala; la maldad, a mi modo de ver, es la incapacidad de ponerse en el pellejo de los demás. A juzgar por esa necesidad que tiene de reafirmarse a costa del sometimiento, la humillación y el sufrimiento de los otros, pienso que la Gordillo es una persona muy destruida.

Ahora que, si la quieres ver como engendro, yo me imagino sus metamorfosis así.

Abrazo.


Tienes razón, Paul, la corrupción en el SNTE es generalizada, grave y anterior a Elba Esther. Pero es ella la que, mediante una compra masiva de conciencias, la ha llevado a sus escandalosos niveles actuales para asegurarse la fidelidad de los líderes seccionales.

Victor Castillo dijo...

Pedro Miguel:

Después de ese par de imágenes, me parece que habría que agregarle al libro "Historia Universal de la Infamia" (de Borges), una capítulo que incluyera a la Gordillo y a otros tantos personajes de esta época.

Por otra parte, se me ocurre que la maldad es uno de los lugares en donde el poder propende a intensificarse, y viceversa también. Si la bondad es una emenación continua de poder, ¿cómo intensificarla?

Suerte y abrazos.

Pedro Miguel dijo...

Víctor: Gordillo no merece la pluma de Borges. Dejémosela a algún equivalente vivo de Luis Spota.