14.5.12

¿#MarchaAntiEPN?


Parece ser que la iniciativa surgió de manera espontánea en el Zócalo, la noche del concierto de Paul MacCartney, el jueves pasado, al calor de las expresiones de repudio –también espontáneas– contra Peña Nieto, cuando seguidores de éste colgaron un trapo de propaganda del priísta en una de las ventanas que dan a la plaza. Estaban frescos los ecos del repudio masivo en la Ibero, y en curso, el TT #ChingatumadreEPN con motivo del 10 de mayo. Fue en ese clima que empezó a circular la convocatoria a un acto denominado “Primera marcha de información anti Peña Nieto”, a realizarse el mediodía del sábado 19 de mayo en el astabandera del Zócalo con el objetivo de transmitir al público “las pifias y porquerías” del abanderado priísta que las televisoras no dan a conocer, pero que circulan en Internet, y de manifestar “nuestro rechazo al partido más opresor del país y a su candidato: un muñeco de plástico”. Posteriormente, Anonymous Iberoamérica (en Twitter: @anonopshispano), único convocante visible, extendió la convocatoria a todas las plazas públicas del país.

En los días siguientes, conforme organizaciones e individuos afines al Movimiento Progresista marcaban su distancia de la marcha, grupos y tuiter@s pro Josefina Vázquez Mota insistían en que la actividad es apartidista, que se trata de una iniciativa ciudadana y que no debía ser teñida por filiaciones políticas. Las reglas publicadas en anonopsibero.blogspot establecen:

“Vestir de negro (habían dicho balnco, pero la mayoría lo toma como apoyo al PAN); si se llevan pancartas, que sean contra el PRI, EPN, Televisa, Vázquez Raña, etc., no contra los demás partidos o candidatos y no caer en provocaciones de seguidores de EPN, sólo hay que ignorarlos”. Finaliza el anuncio: “Que sea una manifestación pacífica, sabemos que habrá seguidores de JVM, AMLO, Quadri, del PAN, PRD, sin partido, habrá de todo, hay que ser tolerantes”.

 De alguna manera, lo anterior equivale a la creación arbitraria de una coalición anti-PRI no muy diferente a las que el año antepasado impulsaron los calderonistas y un sector de los perredistas en Puebla, Sinaloa, Oaxaca y el Estado de México. En su momento me pareció un contrasentido y actualmente me lo parece con mayor razón, porque ahora es más evidente que nunca que el PRI y el PAN son patentes electorales de un mismo régimen oligárquico y que la prioridad no es impedir “el retorno del PRI” porque el PRI nunca se ha ido: sigue gobernando el país en forma de una alianza de clóset en la que confluyen, además de tricolores y blanquiazules, las empresas electorales Panal y PVEM.

 El blog http://marchaantiepngdl.wordpress.com es aun más anónimo que Anonymous. En su sección “¿Quiénes organizan la marcha?” afirma que “es un movimiento ciudadano; por eso mismo se solicita a los asistentes que simpaticen por tal o cual candidato, no den muestras de apoyo durante la marcha”. Luego, el híper anónimo pasa sin empacho a primera persona: “Otro día podremos definir si Josefina o López Obrador son mejores opciones. Conozco a varios organizadores de este evento y sé que son ciudadanos comunes y corrientes, que no pertenecen a ningún partido político y que están preocupados por el futuro de nuestro país.”

 Quien se ostenta como administrador de la página de Facebook “Enrique Peña no” afirma de manera vehemente en un video: “Esto está orquestado por ciudadanos, por civiles, por gente que no pertenece a ningún partido ni pertenece a ninguna institución ni tiene apoyo del gobierno ni de nadie. Esto es estrictamente ciudadano”, y agrega una expresión que empieza a ser familiar en la propaganda de la marcha: las “pifias y porquerías” de Peña Nieto.

 Fuera de los señalados, quienes respaldan con entusiasmo el acto son las cuentas tuiteras @CentroJosefina, que se define como “cuenta eje de las redes que apoyan a @JosefinaVM”, y @Paulinagamu, cuenta “vázquez-motista” por definición propia, cuy@ responsable achacó “a los del PRD” haber convocado a la marcha y haberse “retractado” de ella.

 La entusiasta adhesión de @CentroJosefina a la marcha programada irritó a @anonopshispano, pues tiñe de partidismo el evento:



 Desconozco las lógicas de movilización que ha echado a andar el movimiento Anonymous. En general simpatizo con sus causas y con sus travesuras, a veces portentosas y explosivas, pero no sé quiénes son y estoy chapado a la antigua: prefiero el rostro, aunque sea desconocido, a la máscara famosa, y si bien el anonimato es indispensable para realizar ciberataques masivos y hackeos geniales, no lo es, a mi juicio, para convocar a una marcha.


 Otra objeción que tengo a la #MarchaAntiEPN tiene que ver con la ética republicana. Una cosa es repudiar a un candidato por sus expresiones cínicas, demagógicas y torpes, y por su pasado criminal, como fue el caso de Peña en la Ibero, y otra, muy distinta, organizarle eventos en contra. Una elección sirve, primordialmente, para seleccionar la fórmula más próxima a uno, o la menos imperfecta, a juicio propio, no para denostar las rivales. Se protesta contra actos de una autoridad, para exigir una reivindicación concreta o para expresar respaldo a alguien o algo. ¿Pero de qué se va a protestar contra @EPN, si actualmente no ejerce cargo público alguno?


 Otra cosa: ¿es ético hacer propaganda contra Peña por su actuación criminal en Atenco, por la desbordada criminalidad en el Edomex, por la corrupción de su gobierno, sin mencionar que la represión contra los atenquenses fue corresponsabilidad de Vicente Fox, que el descontrol mexiquense se enmarca en la estrategia de Felipe Calderón, que las trapacerías de los gobernadores priístas es posible por la impunidad que les ha sido garantizada por las administraciones federales panistas? Mi respuesta personal es “no”.


 También me causa escozor el lema de rechazar al “partido más opresor del país” porque el clima de opresión que debemos al panismo no es menos grave que el implantado por los priístas en su momento.


 Una última objeción a la convocatoria de la marcha contra @EPN es el reclamo excluyente de “lo ciudadano” y de “lo independiente”. Les tengo noticias al respecto: hace ya cinco años, unos cuantos millones de ciudadan@s independientes que no encontrábamos acomodo en ningún partido político y que representamos una gran diversidad de ideologías –hay entre nosotros socialistas, socialdemócratas, socialcristianos, nacionalistas revolucionarios, ex comunistas, anarquistas de estirpe floresmagonista...– nos dimos a la tarea de organizar un movimiento propio al margen de los institutos políticos con registro. Se llama Movimiento de Regeneración Nacional.


 Con esas consideraciones en mente, decido correr el riesgo de que me llamen “troll priísta” y recomiendo a quienes aspiren a lograr un cambio verdadero y a establecer un nuevo proyecto de nación que se abstengan de ir a la #MarchaAntiEPN.

3 comentarios:

Bugalú Peniche dijo...

Más claro, ni el agua.

César dijo...

Muy buena reflexión Miguel.

Ésta marcha es un arma de doble filo, y va en contra de la democracia por antonomasia, poniendo a la denostación por encima de las propuestas y los planes por un México mejor.

Se debilitará el capital político de la izquierda, para favorecer a la derecha y su necesidad de espectáculo.

Creo que fue una iniciativa infantil, mal planeada pero bien intencionada de Anonymous.

Mm dijo...

Más allá de que ya reconociste que subestimaste la capacidad de l@s ciudadan@s, quería recordarte que en Atenco estuvieron involucrados los tres niveles de gobierno. Sí, el PRD gobernaba el ayuntamiento y se coordinó con las fuerzas estatales y federales para darle en la madre a los atenquenses el 3 y 4 de mayo de 2006. Ya sé que amas al peje, pero si vamos de veras a ser congruentes, entonces vamos a denunciar a todos lo que estuvieron. ¿Es ético denunciar al PRI y al PAN y hacer la vista gorda frente a la complicidad del PRD? Mi respuesta: No. Saludos y buenos vientos.