10.4.12

Peña Nieto y Zapata


En el libro de Enrique Peña Nieto México: la gran esperanza, Un Estado Eficaz para una democracia de resultados no hay un capítulo (tiene ocho) específicamente dedicado al campo. El tema agrario es mencionado en el capítulo 3, “Acelerar el crecimiento económico sustentable”, apartado VI, “Reactivar el campo”, y en el 5, “Un México sin pobreza”, en donde se le dedica el apartado V: “Combatir la pobreza dura: la dispersión y el aislamiento rural”. Tres páginas y media, de un total de 212, para hablar de –en el propio texto se cita la cifra– cerca de 25 millones de mexicanos que viven en y del campo.

En el primero de esos apartados no hay propuestas, sino promesas: pensionar a los campesinos, “impulsar la penetración de servicios financieros en las comunidades rurales”, convertir las tiendas de abarrotes en “corresponsales bancarios”, “focalizar los subsidios gubernamentales a los pequeñios productores con menos recursos”, hacer más “eficiente y competitivo” al sector agroalimentario, promover el uso eficiente del agua.

En el segundo se propone “ofrecer a la población actualmente aislada de los centros de servicios la oportunidad de acceder a ellos a través de la creación de nuevos asentamientos rurales que reúnan a las familias hoy dispersas. En estas comunidades será posible llevar al campo los beneficios asociados a la urbanización y a la expansión de las clases medias, como los servicios de agua y drenaje, hospitales con equipo y recursos humanos suficientes y escuelas equipadas y conectadas a internet”.

Dicho de manera simple: sacar a los campesinos de sus lugares ancestrales de vivienda, reubicarlos para que se vuelvan visitantes de centros comerciales y que dejen de ser campesinos.

¿Con qué cara homenajea a Emiliano Zapata?

Un ejercicio interesante para este 10 de abril es comparar lo que se dice sobre el campo en el libro de Peña Nieto con las 24 páginas del capítulo “El campo y la soberanía alimentaria” del Proyecto Alternativo de Nación elaborado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).  

1 comentario:

Bugalú Peniche dijo...

Más claro, ni el agua.