22.8.06

Ruptura entre Venus y Marte
por culpa de dos starlettes
del Siglo de Oro
























Impotente y frustrante, consideras
que soy, si acepto hablar de ontología;
y si el ansia carnal mis actos guía,
me ves cual semental con charreteras.

Mi detestable amada: no me quieras
por lo que debo ser en tu teoría
ni quieras retocar mi anatomía
a fuerza de navajas y tijeras.

Amor: vivir así no es cosa sana.
Me bajo de tu tren. Aquí me quedo
y en adelante, cada cual su gana.

Vistas así las cosas, no habrá pedo:
le llegas tú, feliz, con tu Sor Juana,
y me dejas en paz con mi Quevedo.

12 comentarios:

alonso ruvalcaba dijo...

jaja,
me hipercala hondo,
muy bien, querido pm!

Hilda dijo...

Ah! Yo quiero sonetear así, caraxo!!

Está padrísimo. Sobre todo el final.

caritina dijo...

Muy bueno Pedro Miguel !!!

Jesús Del Toro dijo...

Un soneto muy hermoso. Y coincido: mr gusta aquello de una con su Sor Juana, otro con su Quevedo.

La eterna duda dijo...

Me quedo con Sor Juana!

Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.

Belle Helene dijo...

Me siento díscola de tu don para escribir sonetos.

Bravo!!!!!!! es bello y verdadero.

Pedro Miguel dijo...

Bueno, gracias, pero ya, ya, que me están haciendo morder el rebozo.

Eterna duda: se vale quedarse con los dos.

María de Lourdes Aguirre Beltrán dijo...

Qué maravilloso soneto:

Pedro Miguel,tu soneto
lleno de humor y alegría
provocó una algarabía
en este paraje quieto.
Espiando detrás del seto
me deslumbró con su brillo
y casi me desternillo
con tu irónico vocablo,
hiriente como el venablo
y duro como el martillo.

Un abrazo

María de Lourdes Aguirre Beltrán.

Pedro Miguel dijo...

Guau. Eso se responde en post aparte.

Venus dijo...

Perdón, pero ahora que ando con Sor Juana, no pude evitar colarme por ahí y encontrar otra versión de:

Se duele de una incompatibilidad que destruye el amor


Impotente y frustrante, consideras
que soy, si accedo a hablar de Ontología;
mas sie el ansia carnal mis actos guía
resulto un semental con charreteras.

Abominable amada: no me quieras
por lo que debo ser en tu teoría
ni intentes retocar mi anatomía
a fuerza de navajas y tijeras.

Amor, vivir así no es cosa sana.
Deja ahora vivir a lo que quedo
y en adelante, cada cual su gana.

Vistas así las cosas no habrá pedo:
llégale tú tranquila con Sor Juana
y déjame a mí en paz con mi Quevedo.

Pedro Miguel dijo...

Qué arqueología hiciste, Venus. En la columna registré: "... hace lustros (...) pergeñé una primera aproximación al asunto que apareció en el cuaderno Las verrugas de Venus." Pero me gusta más en la nueva versión: es más limpia.

Perdón por ser curioso: ¿Cómo te va con la Asbaje?

V dijo...

Pues sí, de ahí la saqué, pero ya viéndolo bien, también prefiero la nueva versión. ¿Y por qué bajaste la O de ontología?

Con Doña Asbaje hay que ir con cuidado. Por lo pronto, y de a poquito, emprendo el recorrido con los romances, ya después me iré por otro lado.

Un amigo me acaba de decir que Samuel Beckett la tradujo al inglés y la curiosidad por revisar la traducción me carcome. Sobre todo porque no tengo idea de qué fue exactamente lo que tradujo de toda su obra. Ya investigaré...

Mientras...

Any clue on this?

"les fils d'or et d'argent ne font que jeter de temps à autre un bref éclair"