11.9.06

Confesión voluntaria



Le puse en la madre a este zancudo y luego profané su cadáver amplificándolo con el escáner. No contento con eso, ahora lo exhibo a la vista de todo mundo.
La anatomía de estos insectos me recuerda las rúbricas de ciertos funcionarios.
Criaturas frágiles, los zancudos.
Qué deprimente. Pensar que uno de éstos mandó al otro mundo a Alejandro Magno.
Veo dos coartadas posibles para macerar mi remordimiento:
a) Alex, camarada: / tu muerte ha sido vengada.
b) Hermano Zancudo: perdón, fue en defensa propia. No estás tú para saberlo pero ante la privación de sueño los humanos nos volvemos tan frágiles como ustedes, los zancudos.

10 comentarios:

Rafael dijo...

Faltó decirle que te perdonara por exhibirlo, pero que tu naturaleza periodista te obliga a informar sobre todo asunto trascendente...

Y Alex Magno tan vez diga del inframundo:

Gracias Pedro, pero quisiera mandar unos cuantos de éstos a cierta casa del color de la espuma del mar a picar cierto dirigente que está causando tanto daño a esa tierra que en mi época yo conquisté, pero no arrasé. Que la mesopotamia de ahora ha sido ultrajada, humillada, y le han matado a sus hijos pequeños, a sus mujeres, de una manera que nosotros que acostumbrados al salvajismo no hubiésemos hecho jamás

be dijo...

ya se lo dijo el oraculo, no entres a babilonia.

a mi este pasado fin de semana los mosquitos me han querido mucho, no quieras saber cómo tengo el cuerpo.

Pedro Miguel dijo...

¿Te han querido mucho? ¿Estás en la onda BDSM con los mosquitos, Be?

Yreal dijo...

Los zancudos como algunos seres chupasangre solo existen porque existimos los otros.Serán producto de nuestra imaginación o de nuestras pesadillas? Este mosquito es la muestra de su existencia, estuvo ahí, estuviste ahí, estamos aquí.

saludos

y

Gracias por la visita y por el poema de Brassens, excelente.Solo que, mi francés es batante malo,algo traduje,algo seguramente inventé.Pero sí, mucho tiene que ver con el tema.

La musa enferma dijo...

Pos cierto es que el podre mosco no te iba a matar, o quién sabe..... jajaja.

be dijo...

: ) noooooooooooooo

Pedro Miguel dijo...

Bienvenida, Yreal. ya ensayaré una traducción del texto de Georges, y te la mando. Volviendo a la mosquitología, bueno fuera el vínculo entre zancudos y pesadillas, porque entonces sería posible eliminar las segundas con un bote de H24 aroma limón, que sale mucho más barato que las sesiones de sicoterapia.

Muse: se empieza incomodando, se termina matando. En todo caso, un zancudo con insomnio en la habitación de un desvelado es algo peor que la muerte, mejor dicho, es lo que, según algunos y para algunos, viene después: el pinche infierno.

Be: qué alivio. Me considero liberal y de amplio criterio, pero tu posible insectofilia empezaba a escandalizarme.

Hilda dijo...

Y ora? Es que Alón y tú se comunicaron telepáticamente?

Hilda dijo...

Perdón, salió mal el link

Pedro Miguel dijo...

Ya fui a ver el zancudo de Alonso y dejé por allá unos tips para combatir los arranques de poesía insomne, Dove. Ah, y modestamente, mi insecto está más bonito :)